domingo, 13 de abril de 2008

GREGORIO: EL AGUA



En nuestra casa no había agua, tenía que ir con burro y las agüeras (cuatro cántaros) un kilómetro a por ella. En casa teníamos una pica y allí lavaba mi madre. En el 61 ya teníamos agua pero teníamos que dejar los burros a otras personas porque no tenían dinero para poner el agua dentro de casa; mi madre tuvo que pagar cinco duros por meter el agua dentro.
¡TENEMOS QUE TENER CUIDADO CON EL AGUA!