sábado, 23 de febrero de 2008

ENCARNA: EL DÍA QUE LLEGUÉ A BARCELONA


El día que llegué a Barcelona, hacia 1940, me quedé atontada al ver tanta gente y tanto coche, la gente corría para todos los lados, yo no entendía nada de lo que pasaba para tanta prisas. Yo que venía de un pueblo tranquilo y bonito, en el que sólo había el coche del médico, carros y caballos. .

Fui a vivir a una casita del barrio antiguo de la Guineueta con mis padre y mis hermanos, no había agua corriente, teníamos un pozo que medía 25 metros de hondo con dos cubos uno subía y el otro bajaba para llenar el lavadero, ya estaba cansada antes de empezar a lavar. ¡Cuánto nos ha cambiado la vida en esta Barcelona para mejora de la mujer y de la familia!

3 comentarios:

Duran dijo...

Hi, look here

josefina dijo...

Amiga Encarna a mi me paso lo mismo que a ti, yo tambien sali de un pueblo muy tranquilo y grande, cuado llegamos estababamos todas llenas de humo y nos vinimos a una barriada de la Barceloneta y alli teniamos familia. A mi no me asusto la gente porque en mi pueblo tambien habia mucha gente y pronto nos acostumbramos a vivir aqui porque en poco tienpo nos colocamos todos a trabajar y todos contentos. Un saludo Encarna

Ezequiela dijo...

A mi no me paso eso de impresionarme con tanta gente, a mi me impresiono el ver tanta agua, estaba viendo el mar MEDITERRANEO, no me cansaba de mirarlo, ¡que belleza!