sábado, 23 de febrero de 2008

GREGORIO: EL DÍA QUE LLEGUÉ A BARCELONA


Cuando llegué a Barcelona en 1960, ¡qué maravilloso! me recibieron mi hermana y mi cuñado y mis tres sobrinos. Al día siguiente me llevaron al trabajo me pusieron en una máquina troqueladora y estuve doce horas trabajando. A la semana siguiente estaba terminando una faena y vino uno de los dueños y me paró la máquina y me dijo: “Vente conmigo”. Y nos fuimos al Paralelo a un sastre para hacerme un traje a medida que el dueño me regaló. Una semana después fuimos a por el traje. Me quedaba estupendamente, ¡qué elegante iba aquel domingo de verano! Y fui a buscar a una amiga y nos fuimos al parque y lo pasamos muy bien.

1 comentario:

mercedes dijo...

Cuando llegue a Barcelona en 1960
fui a vivir con mi hermana y un caso muy parecido al tuyo gregorio. Tu estuviste viviendo con tu familia con tu hermana y tu cuñado y un caso parecido a mio tuviste suerte de encontrar trabajo enseguida y que te gustara. Fuiste muy trabajador hacer doce hora diarias.